PRACTICA ALIMENTACIÓN CONSCIENTE O Mindful Eating


Cada vez tenemos menos tiempo para comer tranquilos y de forma pausada. El ritmo de vida acelerado nos ha llevado a cocinar cada vez menos, comprar más alimentos preparados, comer apurados o solos o realizando otras actividades, lo que provoca una desconexión con las necesidades de nuestro organismo y nos lleva a alimentarnos de forma automática, casi sin darnos cuenta.

El comer automático es una de las razones por las que comemos azúcar en exceso, sin darnos cuenta podemos llegar al final de un paquete de galletas mientras vemos una película o trabajamos frente a la computador.

Comer con Atención Plena (mindful eating) es una forma de retomar la conexión con el momento en que nos alimentamos y hacerlo de forma consciente, a fin de disfrutar más cada bocado y al mismo tiempo, reconocer cuándo hemos comido lo suficiente.




 Pero, ¿qué es el Mindful Eating?. La respuesta más simple seria comer aplicando técnicas Mindfulness al propio acto de comer. Aplicando algunas estrategias de atención plena al momento de sentarnos a comer puede reportarnos beneficios tales como el control del peso, una vida más saludable y un disfruté mucho más gozoso de los sabores que nos aporta la comida. El mindful eating seguramente no es la mejor “dieta”, pero sin duda es la que más feliz te va a hacer.
Si te propones recordar cuál fue la comida más feliz que recuerdas últimamente, seguro que es aquella en la que estabas con tu pareja, con unos amigos o con la familia. Es decir, te encontrabas totalmente relajado, disfrutando de ese momento, disfrutando cada bocado.


Dar a tu cuerpo el combustible que necesita para funcionar de la mejor manera es tu máxima responsabilidad para contigo misma. Y es un error que te dará muchos quebraderos de cabeza comer por soledad, frustración o ansiedad, utilizando la sensación de saciedad como una droga, que posteriormente te llevará a más frustración, ansiedad debido a tu sentimiento de culpa.





Por tanto, el hecho de comer merece que te pares –entre 15 y 20 minutos será suficiente para una comida normal- y lo hagas de manera tranquila. Hay algunos trucos que te ayudarán:

1. Bebe un vaso de agua antes de sentarte a comer, para parar tu actividad cotidiana y que tu mente registre el cambio de actividad que se avecina.

2. Come siempre sentada, ante un plato, con cubiertos. Esto es un ritual que te pone in the mood, te prepara mentalmente para comer con calma y sin ansiedad.

3. Entre bocado y bocado, suelta los cubiertos de las manos, y déjalos en el plato. Así no engullirás de forma compulsiva.

4. Mastica despacio, saboreando los alimentos. Esto hará más fáciles tus digestiones.

5. No te quedes con sensación de tener el estómago lleno. De uno a diez, quédate en el siete.


Sobre todo, debes a amar tu cuerpo tal y como es, respetarlo y cuidarlo como merece.


Al fin y al cabo, el mejor cosmético es la seguridad en una misma ...Como dijo Sophia Loren: “Nada hace más bella a una mujer que la creencia de que lo es”


RECUERDA:

 Hackea tu mente para comer mejor


Comentarios