Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2016

FORMACIONES Y COLABORADORES

¿Invertir dinero en formar a mis empleados o en formarme yo?





HAY ALGO AUN PEOR …. Decía Henry Ford que hay algo mucho peor que formar a tus empleados y que se vayan. Y es no formarlos y que se queden.

La pérdida de un buen empleado puede ir acompañada de otra pérdida: parte de nuestra facturación. Hay sectores en los que la marcha de un empleado no afecta tan directamente en la cuenta de explotación del negocio. Es poco probable que el empleado de una empresa fabricante de tornillos pueda poner en marcha una fábrica él mismo. Pero sí puede acudir a la competencia y, desde allí, poner en práctica todo aquello que aprendió con su antiguo empleador, ayudándolo a ser más competitivo.
Sin embargo, hay sectores en los que la pérdida de un buen empleado puede resultar devastadora, como ocurre en el de la peluquería. Su marcha implica no sólo una pérdida de experiencia y conocimiento, que tendremos que reponer de algún modo, sino que en muchos casos va acompañada de una parte importante de nu…

VALORAR LA PROFESIÓN DE PELUQUERÍA

En la profesión de Peluquería, vemos que la caja de composición, la proporción, la terminología del oficio (el argot), las reglas, el conocimiento teórico, la estética autóctona, los signos, la semiótica, la teoría del color, el programa de necesidades del cliente, el contexto, el proyecto (y su metodología)... y la investigación, a pesar de ser las herramientas a partir de los cuales se debe de resolver un problema, en muchas ocasiones no se toman en cuenta, lo que vale es el ego, la necesidad de ganar dinero fácil y la falta de compromiso. 


Si existe un nivel tan bajo, tan superficial, tan light, ¿dónde se gestará un gremio? Cuando la actitud del que se dice “peluquero o estilista” en España – no necesariamente el  peluquero/a auténtico/a –, consiste en realizar el trabajo como una ocurrencia, una puntada, un momento de genialidad, entonces el cliente asume que ser peluquero/a  consiste en tener ocurrencias.
El cliente aprende que la peluquería es una ocurrencia, o peor, una improvi…